Tuesday, August 24, 2010

ANCORA IMPARO

PEMEX y la Debacle Nacional

Por Luis Donaldo Colosio Riojas

El presidente de la Comisión de Energía del Senado, Francisco Labastida, ha señalado en que si no se hace nada en los problemas financieros en el IMSS, PEMEX y el Banco de México se corre un grave riesgo de crisis económica para el 2012.

La situación de PEMEX cada vez me preocupa más. No hay empresa en México peor administrada o más ordeñada por el aparato gubernamental. Creo que, en efecto, ya no tiene remedio. Justificarán lo que quieran, pero la consideración de ahora IMPORTAR el crudo es inconcebible. Y que digan lo que quieran, pero si no han sabido controlar los ductos clandestinos, drenajes de contenedores y lo arcaico de sus refinerías, no es sorpresa tampoco la continua deficiencia en su manejo que hoy los está hundiendo.

Es una para-estatal que únicamente endeuda más al contribuyente, puesto que todos los recursos que genera (y los que no también) pasan directamente a ser parte del PIB nacional. Nada queda para su reinversión y el crecimiento de la empresa. También es aterrador que la economía mexicana dependa tan directamente de la exportación del crudo. La fluctuación de precios del mismo nos han llevado a una de las peores crisis de nuestra historia y nadie parece recordarlo, puesto que se siguen tomando las mismas medidas irresponsables y absurdamente arriesgadas en cuanto a la incorporación casi absoluta de los ingresos obtenidos por su exportación como parte fundamental de nuestra economía. Nadie dice que no puede ocurrir de nuevo. O bien, por otro lado, ¿qué sucederá cuando por fin vaciemos nuestros yacimientos petroleros, cosa que, según estudios lo indican, ya no está lejos?

Y por otro lado tenemos desastres como el del Golfo de México, catalogado como el peor en toda la historia del hombre y con consecuencias aún incalculables que todavía no llegan a su desenlace final. Únicamente falta esperar que prolifere un poco más la temporada de lluvias y huracanes en el golfo para que este problema nos empiece a costar. Y nos costará muy caro.

Creo que ante la imposibilidad de sostener una empresa así, sería un momento ideal para que en verdad México considere fuertemente una próxima y emergente transición a fuentes de energía renovables. Tenemos costas, vientos y sobre todo, mucho MUCHO sol. TODO lo continuamos desaprovechando. No sólo dañamos nuestro medio ambiente, la economía de México está todavía en vías de recuperación, no podemos darnos el lujo de continuar en una ruta rumbo al caos completo y una debacle financiera sin precedentes en nuestro país.

PEMEX está peor que nunca, la gasolina (la mayoría de ella ni siquiera producida en México) está más cara que nunca, y la situación ambiental ni se diga.

Me pregunto, ¿estaremos a tiempo aún para rescatar a PEMEX, y con ello, el patrimonio de todos los mexicanos?

El autor es fundador del despacho Basave, Colosio, Sánchez Abogados, y catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Nuevo León.
Twitter: @colosioriojas

1 comment:

sweethy said...

Estoy totalmente de acuerdo en lo que has escrito, Mexico es uno de los paises privilegiados por ser rico en materia prima, pero desgraciadamente se ha limitado solo a exportarla, es hora de que se vea la manera de procesarla aqui en Mexico, de producir su propia gasolina, vigilar mas la tala de los bosques, lamentablemente por la avaricia solo les interesa el vender mas al extranjero, sin tomar en cuenta que la materia prima tambien tiene un limite... hay que tomar el ejemplo de otros paises que han estado en la pobreza y sin embargo han salido adelante como China, es cuestion de inteligencia y de dejar el egoismo a un lado, de dejar de beneficiarse unos pocos y pensar en el beneficio de la patria...para eso se necesita mucho amor a Mexico..