Tuesday, November 15, 2005

Esfuerzos Cotidianos de la Sociedad Civil

Por Erika E. Cervantes Flores.

El día de hoy, 15 de noviembre, se cumple un año de trabajo de todo un equipo de editorialistas que han dispuesto su tiempo y capacidades para crear este espacio de opinión, la Sección Editorial de Esfuerzo Social Cotidiano de México. Esto da pie, además de celebrar, a reflexionar sobre el estado de la sociedad mexicana, sobre la manera en que se organiza y participa.

Sin duda, trabajamos en un ambiente difícil. Estamos en un país que, aunque se jacta de ser democrático, tan sólo tiene algunos rasgos de este sistema; en donde la sociedad apenas está despertando de un letargo de más de 70 años, y en donde la participación de los ciudadanos es incipiente y deja mucho que desear.

Es aquí, en este preciso ambiente, donde el papel de las organizaciones de la sociedad civil cobra un lugar trascendente. Pero antes, tenemos que entender qué es ese ente tan de moda, del que todos hablan y que supone ser uno de los ejes que contribuirán a generar el cambio tan deseado en México.

La sociedad civil es el espacio que se puede ubicar entre el Estado y el mercado. Es decir, es un espacio independiente de estas dos esferas, un espacio no controlado ni por las cuestiones de Estado y de gobierno, ni por las leyes de la economía y del mercado. Aunque es independiente, la sociedad civil sí tiene contacto con estas esferas. De hecho, funciona como intermediario, como regulador de las actividades de ellas.

La labor de intermediario actúa en dos vías. Por una parte, la sociedad civil impide que el Estado intervenga en la sociedad y que en consecuencia, se genere un régimen autoritario en donde éste controle la vida de los ciudadanos. Por otra parte, la sociedad civil detiene la injerencia de las leyes del mercado en la sociedad para que no se cree un estado neoliberal a ultranza, en donde todo se rija por la “mano invisible”.

Existen muchos debates sobre qué es la sociedad civil en la praxis. Sin embargo, hay un cierto consenso en determinar que al hablar de sociedad civil nos referimos a la parte de la sociedad que está organizada. En este sentido, las ONG’s, ahora mejor conocidas como organizaciones de la sociedad civil (OSC’S), son parte de este nuevo ente, pero no son las únicas representantes. Ellas tan sólo son una parte de la amplia gama que conforma a la sociedad civil. La iglesia, los clubes deportivos, las universidades, las asociaciones de colonos y de estudiantes, e incluso, los medios de comunicación son parte de esta sociedad.

Los integrantes de la sociedad, entonces, tienen la oportunidad de integrarse a cualquiera de estos grupos, para que en conjunto, puedan formar una opinión pública que resuene e impacte en todas las esferas. Como vemos, las OSC’s son un segmento en la que los ciudadanos pueden participar. Y nosotros, como Esfuerzo Social Cotidiano, nos encontramos en ese lugar.

Nuestra misión es proporcionar el espacio para que la sociedad civil pueda expresarse, organizarse y participar. En la debida dimensión, queremos ser un medio que pueda informar a la ciudadanía para que tenga las herramientas que le permitan construir argumentos sólidos e ideas firmes, y que les permitan tomar mejores decisiones y con ellas, presionar a sus gobernantes.

Como mencionaba, en México esta labor puede resultar difícil por los años en que la sociedad estuvo aletargada y sometida, primero al domino de un Estado autoritario que interfería en cada uno de los asuntos de la vida privada de los individuos; y después, a un sistema de mercado abierto que también intervino, no sólo en la economía, sino en la intimidad de los hogares, haciendo que el consumismo llegara a límites inesperados.

Con todo esto y a un año de iniciar la Sección Editorial, el camino se ve largo. El impacto también se puede sentir débil aún, pero seguros estamos que hemos estado contribuyendo a que la sociedad mexicana experimente un cambio. La razón, por una parte, es que no somos uno. Somos un grupo articulado que puede elevar a una su voz para ser escuchado. Por otro lado, somos parte del “nuevo ente” del que hablábamos, somos parte de la sociedad civil mexicana que poco a poco va despertando y tomando fuerza.

En nuestras manos está el comprobar la hipótesis de que la sociedad civil es un instrumento para generar los cambios que México necesita. El esfuerzo es grande pero vale la pena tomar el reto. Muchos años más de esfuerzos. De “Esfuerzos Cotidianos”.



La autora es Lic. en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey y estudiante de la Maestría en Políticas Públicas en EGAP. Comentarios:
erikacervantes2003@hotmail.com

2 comments:

Omar del Valle Colosio said...

Erika,
Efectivamente el papel que juega el individuo y los gremios sociales son de interés en la formación de un sistema político y social que canalize las demandas sociales y económicas de quienes lo forman.
Por ello la lucha de tener una estructura legal y política incluyente y transparente.
Para lograrlo sobran formas y métodos que descrubrimos aprendiendo día con día para acelerar el proceso de "democratización" y obtener mejores prácticas.

En todo este proceso, las instituciones, los organismos independientes y de gobierno, locales y/o globales se conforman de individuos.

En México aún seguimos en la discusión de qué individios necesitamos para lograr establecer un "sistema" que resuelva, o bien, ofrezca los medios para comenzar a resolver nuestros retos. ¿Qué tipos de ciudadanos requerimos en México? ¿Cómo ciudadanizamos a las instituciones y cómo civilizamos a los organismos de la sociedad civil?

Sin duda muchas preguntas quedan sin respuestas concretas. Es una belleza, porque el sistema que queremos construir desea se base en distintas respuestas a nuestros problemas para que podamos abiertamente debatirlas y entonces lograr acuerdos.

No queremos regresar a tiempos de imposición. Diría Voltaire, si no me equivoco, "Podré estar en desacuerdo contigo, pero lucharé siempre por que tengas ese derecho".

Sigamos explorando este camino.

Un abrazo,

Omar del Valle Colosio

free dirty porn stories said...

Hands off the keyboard. He heldthem tightly as he guided me up and down on his shaft.
beastiality stories found herself on stage
women dog sex stories
free sex stories post
true masturbation stories
nepi porn stories
Hands off the keyboard. He heldthem tightly as he guided me up and down on his shaft.