Sunday, October 02, 2005

Reunión con Salinas de Gortari

Por Lic. Dorisled Martínez Mabarak.


Uno de los aspectos que mucho preocupa a los miembros de nuestro Centro, como a toda la sociedad civil, son lo casos, cada vez más frecuentes, de grave irresponsabilidad gubernamental en la que están incurriendo los servidores públicos de los más altos niveles. Esto precisamente aconteció en la reunión que sostuvieron con Carlos Salinas de Gortari, y en su propia casa, el Secretario de Hacienda y Crédito Público y algunos diputados miembros del Congreso de la Unión, además de algunos dirigentes de un partido político de escaso prestigio pero de enorme fuerza electoral, por razones harto explicables. La sociedad civil, los mandantes de estos altos funcionarios involucrados en este affaire de resultados negativos para el cada vez más escaso prestigio de nuestros gobernantes federales y de graves consecuencias para nuestras instituciones públicas, se enteró de dicha entrevista casi un año después de que aconteció, y hubiera permanecido en secreto, si la señora Gordillo no la publicita en venganza por las derrotas políticas sucesivas que ha experimentado en los últimos tiempos. Esta situación, como se ha dicho, es grave, muy grave para la sociedad. Quienes se dicen sus representantes han actuado en lo oscurito, en busca de consejo? y asesoría? apoyo político?, para lograr una anhelada reforma fiscal integral en nuestro país, según las versiones oficiales que a cuentagotas han aflorado para pretender justificar esta reunión que permaneció en el anonimato por varios meses.

Las preguntas que nos surgen de inmediato en este penoso caso, son las siguientes:

1.- ¿Por qué en casa de Carlos Salinas de Gortari? Como todos sabemos, este señor es un ciudadano como usted o como yo. Carece o debe carecer de privilegios tan ostensibles como para que un Secretario de Estado y diputados federales le pidan cita y acudan presurosos para recibir asesoría fiscal. Es muy cierto que numerosos legisladores necesitan, invariablemente y con urgencia, numerosas asesorías pero, ¿también la requiere un Secretario de Hacienda y Crédito Público, con una carrera de muchos años dentro de esta dependencia? La respuesta parece obvia: NO.

2.- ¿Cuál es la calidad de asesoría que en materia fiscal pudo proporcionar el señor Salinas de Gortari? Que sepamos, este señor no tiene ningún prestigio como experto fiscalista. No ha dado a conocer investigaciones sobre esta área, ni ha escrito obra alguna sobre la materia y tampoco ha impartido cursos universitarios o de posgrado sobre temas fiscales, y si alguna experiencia adquirió cuando fue, por breve tiempo, director de Estudios Hacendarios precisamente en la Secretaría de Hacienda, seguramente ya olvidó sus pequeños conocimientos por haber transcurrido desde entonces, casi TREINTA AÑOS, y desde entonces, se alejó para siempre de la materia fiscal. En consecuencia, su asesoría pudo resultar poco útil y aprovechable. Luego, el apoyo que se pretendió, no era técnico, sino POLITICO.

3.- ¿Se obtuvo en consecuencia el logro propuesto con el apoyo político del señor Salinas para hacer avanzar la reforma fiscal? Seguramente no. El apoyo político que brindó esta persona fue ostensiblemente improductivo, porque la reforma fiscal propuesta por Hacienda, y promovida por la señora Gordillo en la Cámara de Diputados, se transformó en un fracaso rotundo, seguido de un escándalo político de graves consecuencias para la sociedad y para todo el país. Este fracaso es explicable: la iniciativa de reforma fiscal estuvo mal fundamentada, y peor argumentada. Era insostenible con la pobreza de argumentos que expusieron los funcionarios y los diputados asesorados por el señor Salinas. El apoyo político resultó un fracaso, y estamos seguros, que cualquier otro evento de beneficio estatal en que participe el señor Salinas estará condenado al fracaso porque el pueblo, la sociedad civil, ya emitió su veredicto para este ciudadano al juzgar su actuación como Jefe del Estado Mexicano.

4.- ¿Es aconsejable que los gobernantes del más alto nivel acudan al domicilio de un ciudadano a recibir asesoría y orientación técnica? Sí. Pero esto debe ser como una excepción. Puede darse cuando se trate de una persona sumamente prestigiada en su especialidad y siempre que exista la imposibilidad material para que este profesional experto en alguna especialidad, pudiera acudir a la oficina de un alto funcionario gubernamental o a algún otro sitio, ya sea oficial, público o sede académica, en donde se pueda llevar a cabo un evento de esta naturaleza. Un caso: Si requiriera el Gobierno Federal la asesoría de Ernesto Zedillo, experto probado y comprobado en actividades macroeconómicas, y existiera la imposibilidad material de que este experto se trasladara a México (por sus importantes actividades profesionales reside permanentemente en EUA), resultaría explicable que el funcionario mexicano se trasladara a las oficinas o al domicilio de este experto a recibir la asesoría correspondiente. No se justifica en consecuencia, que por razones técnicas, hayan acudido nuestros funcionarios del Gobierno Federal a recibir asesoría al domicilio del señor Salinas, por virtud de que este personaje en nada puede asesorar fiscalmente a las autoridades. Si éstas desean en verdad asesoría fiscal, les ofrecemos gratuitamente un consejo: Acérquense a la academia. En las universidades se encuentran los verdaderos expertos en materia fiscal.

Conclusión: Los funcionarios públicos deben ser muy cuidadosos en su actuación. La ética gubernamental es, y será siempre, muy exigente en el comportamiento de estos servidores públicos. Eventos como el arriba comentado, los compromete seriamente ante la opinión pública y su veredicto es implacable.



La autora es Lic. en Derecho y Maestra en Derecho Internacional por el Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey y actualmente se desempeña como Directora del Centro de Responsabilidad Social Corporativa con sede en Monterrey, N.L Comentarios: dorisled@cresoc.com

1 comment:

Anonymous said...

Ay amiga... diste en el clavo... pero me encanta cómo escribes... tqm... Katya