Sunday, October 02, 2005

La India como modelo educativo

Por Samuel Peña Guzmán.


Los niveles académicos sin duda forman parte del desarrollo económico de las entidades federativas y / o provincias en cualquier país en el mundo.

Hace unos días conversaba con un ejecutivo de una empresa multinacional originaria de la India y que tiene intenciones de instalar operaciones en el Norte del país. Llamó mi atención el nivel de preparación académica que tiene la población en aquel país, así como sus modelos educativos. Hoy en día la India posee un sistema educativo basado en la industria de la tecnología y el conocimiento. El nivel académico de la población “India” no sólo es superior al nuestro, sino que inclusive ha adoptado modelos educativos similares al de los países desarrollados con un rotundo éxito en sus estudiantes y profesionistas.

En los Estados Unidos por ejemplo, la India posee el número de visas de trabajo para profesionistas (H1-B) más alto que ningún otro país en el mundo, incluyendo los de sus tres principales socios comerciales juntos ( Canadá, China y México).

Esta lectura nos establece el alto nivel de preparación técnica que poseen los profesionistas provenientes de la India versus la educación de los inmigrantes mexicanos residentes en los Estados Unidos...

Quizás se preguntarán ¿Qué relación pudiesen tener estos datos con nuestro país? La respuesta es que sencillamente existen modelos mejores, en este caso educativos, que le han dado una competitividad mucho mayor a sus estudiantes y profesionistas, y que pueden ser aplicados en nuestro país.

México aún posee niveles académicos muy por debajo de la media académica de los países desarrollados, e inclusive de algunos de nuestros competidores como lo son China, Corea del Sur y la India. No obstante lo anterior, el norte del país posee niveles académicos superiores a la medida nacional –6º Grado- y en algunos casos hasta 2 o 3 grados mayores. Estos niveles académicos son la diferencia en cuanto al desarrollo educativo de las entidades, así como el ingreso per capital de sus habitantes, el desarrollo y la competitividad de los mismos.

Las decisiones de muchos de los proyectos de inversión extranjera en el país se basan precisamente en el nivel académico y la mano de obra calificada de sus habitantes, entre otros factores. El mayor nivel académico en los estados del norte del país con respecto a otras entidades federativas, principalmente del sur, marca una diferencia en cuanto a los tipos y sectores de proyectos de inversión, así como el desarrollo económico de sus entidades.

La nueva economía basada en el conocimiento, exige mayores y mejores programas educativos, así como un mayor nivel académico principalmente en los jóvenes profesionistas de hoy. La globalización actual, nos impone (no de manera coercitiva) una transformación de la tradicional manufactura a la “mente-factura”, creando un mayor valor agregado y por ende, requiriendo una mayor preparación académica y profesional de la población económicamente activa, creando simultáneamente un “nuevo” concepto de capital intelectual. La transformación de la economía, como ya mencionamos, requiere de estudiantes y profesionistas mejor preparados.

Los modelos educativos, como el de la India, tiene como particularidad la gran inversión que llevan a cabo sus gobiernos en el sector educativo.

La India es un país relativamente joven, que logró su independencia hace menos de 60 años –1947 - y que enfrentó los problemas de analfabetismo como cualquier país de reciente creación. La política crucial del gobierno de la India fue el tomar a la educación como inversión prioritaria de largo plazo, como motor y pilar de desarrollo.

Los primeros resultados se reflejaron en el incremento de las matrículas de los estudiantes y profesores en aquel país. Hoy en día y a raíz del “boom” educativo, la India posee, de acuerdo a datos de la UNESCO, el segundo mayor sistema académico del mundo.

La calidad de la educación superior en India es ejemplar y está basada en la ciencia y la tecnología, gracias precisamente a las políticas públicas adoptadas por el gobierno hindú hace más de 20 años. Recientemente se ha puesto énfasis en la necesidad de formar centros de investigación científica y técnica que han traído consigo nuevos modelos educativos basados en sectores que generan un alto valor agregado. El sistema académico hindú ha sido utilizado como modelo para proporcionar las habilidades que requieren las sociedades localizadas en países en vías de desarrollo.

Hoy en día, los Institutos Hindúes de Tecnología, han ayudado no sólo al proceso de avance y desarrollo de aquel país, sino que los altos niveles de este sistema educativo han incrementado su reputación principalmente en el extranjero y por ende, han proporcionado nuevas oportunidades profesionales a sus estudiantes. Estos institutos también forman parte de programas de colaboración con organizaciones y universidades principalmente en los países desarrollados.

México, lamentablemente, posee un fuerte rezago educativo en donde menos del 22 por ciento de los jóvenes con edades que oscilan entre los 19 y 24 años, tienen acceso a la educación superior. Como dato adicional, en la mayoría de los países desarrollados, el porcentaje está por encima del 60 por ciento, amén de mencionar los países nórdicos cuya tasa supera el 80 por ciento.

Mientras no se logre incrementar el número de matrículas y no logremos, no digamos vencer, - como debiera ser - sino neutralizar el analfabetismo que impera en nuestro país, difícilmente alcanzaremos el desarrollo no sólo económico y educativo, sino social que México requiere. Estoy convencido que el modelo educativo implementado en la India hace poco menos de 60 años, pude ser un modelo a adoptar por México.

Frente al rezago educativo y la falta de permeabilidad de la educación en la gran mayoría de jóvenes y estratos sociales de nuestro país, se obliga urgentemente ha adoptar modelos educativos que incrementen y combatan el analfabetismo existente, así como “alimentar” el capital intelectual que se posee. Sólo así lograremos transformar e incorporarnos a un canal que nos llevará a la modernidad, por más difícil que ésta sea.


El autor es Coordinador de Inversión Extranjera en el estado de Nuevo León. Comentarios:
samuel.pena@nl.gob.mx

1 comment:

en la isla said...

Usar a la India como modelo educativo es ir en la direccion contraria a la que se debe ir. El sistema de educacion superior en la India esta basado en el britanico, que es un sistema extremandamente elitista, y que se hace aun mas gracias al prevalente sistema de castas presente en India. Es claro que produce buenos profesionistas, pero estos han contribuido muy poco para sacar de la pobreza a millones de habitantes del subcontinente. A diferencia de los tigres asiaticos, la India ha concentrado su esfuerzo en la educacion superior y gracias a la gran poblacion que posee, tiene muchos y muy brillantes profesionistas, pero la mayoria son tan buenos o malos como los del resto del mundo.
Peor aun, la Ciencia de la India es como la de MExico: yo tambien. A pesar de ser el segundo sistema academico del mundo (segun usted asienta) ciertamente esta detras en innovacion de muchos otros paises tanto de occidente como de oriente. Si bien cuenta con premios Nobel, la tecnologia india no es digamos la que liderea en la mayoria de las areas del desarrollo economico.

Si algun sistema debiera seguir MExico es el de Singapur y Malasia, donde la educacion basica fue la primera en recibir la atencion que se merece, para poco a poco desarrollar universidades de reconocido presitigio en areas claves para las economias de esos paises.